sábado, 14 de septiembre de 2013

RELATIVIDAD: DERIVACIÓN CREATIVA O REMIX CON ORIGINALIDAD? (CASO PARODIAS SIMPSONS)

     En esta segunda semana de reflexión sobre las fronteras del remix, entiendo perfectamente la postura de Mariana Fossantti al respecto de la reutilización de materiales para crear remixes cuando escribe "¿Por qué no permitir que otros lo usen? Si no permitimos la reutilización por miedo a las obras derivadas malas o mediocres, tampoco podemos garantizar la aparición de las buenas, porque limitamos las constantes recombinaciones que llevan a la construcción de la cultura".

     Sin embargo yo retomaría la misma pregunta que antes planteó: "¿El remix es siempre obra derivada o es una obra enteramente nueva hecha a partir de otras obras?" A su vez cita a Kirby Ferguson quién en su serie documental “Everything is a Remix” dice que todo es un remix en sentido amplio "ya que todo tiene antecedentes y todo se sustenta en lo preexistente". Afirmación que tampoco es nueva y ahora explico:

1:8 Todas las cosas están gastadas, 
más de lo que se puede expresar. 
¿No se sacia el ojo de ver 
y el oído no se cansa de escuchar? 
1:9 Lo que fue, eso mismo será; 
lo que se hizo, eso mismo se hará: 
¡no hay nada nuevo bajo el sol! 
1:10 Si hay algo de lo que dicen: 
"Mira, esto sí que es algo nuevo",
en realidad, eso mismo ya existió 
muchísimo antes que nosotros. 


     Esto dice el libro del Eclesiastés (Biblia). Obviamente los autores de los textos sagrados no pensaron jamás en debatir sobre derechos de autor pero si hablaban de CREACIÓN, por lo que los cito para reforzar la idea de que a final de cuentas no hay un elemento que sea verdaderamente nuevo: vemos cada día modas del vestir ir y venir, si hojeamos al pasado en alguna época y algún lugar cosas similares ya se habían utilizado, y no es cosa de azar: algunos diseñadores deliberadamente retoman cosas del pasado y luego le etiquetan cómo tendencias para que todos los creadores comerciales sigan esa línea al tiempo que se pregonan originales...

     Pero también Fossanti nos instruyó sobre la INTENCIÓN... Diríamos que de algún modo los diseñadores de moda se contradicen al decirse originales puesto que intencionalmente copian, pero ellos se defienden hablando en términos de "inspiraciones" y "tendencias"; luego Fergusson hizo una declaración que en su contexto fue novedosa pero que de manera no intencionada afirma algo que ya se había dicho en una esencia similar.


LA OBSERVACIÓN DE LAS DIFERENCIAS:

     Cuando ví las imagenes de Patrick Cariu donde las fotografías tienen unos toques de edición y Duchamp pone bigotes a la Monalissa se que su intención fue determinantemente diferente de los autores que les inspiraron pero en lo personal, a primera y segunda vista las ví iguales, tomé un momento para entender el sentido de las las diferencias por lo que creo que la intención no será nunca suficiente para determinar si se trata de una obra nueva.

     Y me viene a un refrán popular por aquí: (y perdonen los amigos ateos que de nuevo hoy toque el tema religioso)
"De buenas intenciones está empedrado el camino al infierno"

     Y es que la intención no basta nunca para alterar el efecto, el principio de circularidad de la teoría de sistemas nos dice que en todo sistema una acción traerá consecuencia que a su vez es principio para generar un nuevo resultado; a la vez que otro principo es el de equifinalidad: donde diversos caminos pueden conducir a un mismo resultado y viceversa, seguir las mismas metodologías te pueden llevar a salidas diferentes. 

     Por tanto considero que es importante atender también el contexto y en todo caso apelar al juicio del creador, pues no es sólo tarea de quién tiene un derecho de autor el defenderse sino que quién pretende crear debe tener la capacidad de distinguir con sinceridad propia si realmente se está inspirando o está incurriendo en una falta contra la originalidad que afecte a el otro. Es decir que aunque esto nos hace volver al difícil tema de las intenciones, debemos recordar que somos parte del problema y somos parte de las soluciones: si estamos hablando de que es nuestro derecho y deber el defender los bienes comunes y tener un respeto por lo que pueda ser propiedad o creación con restricciones, no necesitamos esperar a que alguien nos lo señale, sino que nuestra conciencia y capacidad de juicio debe dar para hacer lo correcto. En algunos posts de Ártica 2.0 por ejemplo leía que proponían citar a quién nos inspira, tratar con cordialidad de resolver las diferencias o dudas de apropiaciones entre otras buenas recomendaciones que si tomamos podrían evitarnos disgustos futuros.

     Regresando a los ejemplos citados, cómo el de las canciones “Soñaré” y “Uruguay, te queremos ver campeón”, confieso que no he encontrado diferencias al escucharlas, será que no tengo tan buen oído musical, por lo que hasta leer las explicaciones de los peritajes he entendido dónde se perfilaba la similitud; pero en sentido visual, cuando decía que las imagenes de Cariu y Ducham eran demasiado similares mantengo mi posición alegando además que en términos visuales (y que muchos coincidirán conmigo pues es estadísticamente un canal comunicativo principal en la población) la generación de un concepto emanado de una imagen y hasta la interpretación entera de la misma, es generada por el cerebro tras echar un simple vistazo: son suficientes fracciones de segundo. 

     Por ello, si a simple vista dos imágenes son tan parecidas, resultará casi por sentido común el señalamiento de un plagio. Cosa que no debiera preocuparnos sólo por el señalamiento de los críticos, sino por el señalamiento de los comunes, son a final de cuenta los espectadores quienes crearán una imagen mental y un significado de nuestras obras y de nosotros mismos cómo autores originales o no, y para quienes no lo crean: la primera impresión es algo muy difícil de cambiar en los demás.


LA CREACIÓN SUBJETIVA:

     No debemos confundirnos, no hay nada nuevo bajo el sol pero también cada cosa que hacemos es resultado de un proceso creativo: internamente cada cosa que realizamos ha implicado un esfuerzo pequeño o grande de nuestra genialidad, la mente y sus procesos hacen la labor de configurar y reconfigurar todo el tiempo, de esas cosas "no nuevas" pueden generarse infinidad de combinaciones que también corren el riesgo de no resultar novedosas, pero el trabajo realizado por ello sigue siendo aplaudible... y natural.

     El sujeto es un ser subjetivo, todo lo que percibe del mundo y lo que expresa del mismo esta sujetado a su subjetividad, Duchamp le puso unos pequeños bigotes y barba, si me dijeran a mí que le pusiera esos elementos, tengo la plena seguridad que se los habría hecho con una estética diferente. (Ya me los estoy imaginando!)

     En el sentido de la composición general de una imagen existen muchos elementos, de los cuales se puede hechar mano para hacer una obra derivada o un remix, conformarse con cambiar uno sólo, un par de líneas, un tono, una luz... eso es proceso creativo, pero no lo suficiente original. Apostaría en aplicar lo que afirma Ernst, encontrar un "chispazo de poesía" que define Fossatti cómo "autonomía de la nueva obra por encima de las piezas que la componen".


Crear algo nuevo en el mundo sería imposible
pero Creación es casi cualquier cosa...


UN EJEMPLO VISUAL:

     Por todo lo anterior elegí esta imagen de la serie animada de televisión "Los Simpsons" (Matt Groening) que hace parodia a Maurits Cornelis Escher, 1953 cuyo original se llama RELATIVIDAD. En mi opinión captó la esencia pero estaría demasiado lejos de poder ser acusada de plagio, eso si es que a estos años tuviera aún derecho vigente por la autoría. Hay otras tantas que siendo más similares también pueden ser consideradas creativas, pero esta es la que por mi subjetividad he elegido hoy para ejemplo.



Notas:

Aquí una compilación divertida de otras parodias artísticas por los Simpsons:

4 comentarios:

  1. Muy interesante y elaborado tu post! No están de más las citas bíblicas. De hecho la Biblia es un gran remix de historias que fueron recopiladas de tradiciones diversas, desde distintos contextos, por autores anónimos que no siempre tuvieron la coherencia de un único gran autor. La propia noción de la divinidad varía de una parte a otra (a veces cruel, a veces misericordioso).

    En cuanto al límite entre plagio y remix, estoy convencida de que no es un criterio cuantitativo el que los separa, sino cualitativo. Una obra como la de Duchamp, con una pequeña alteración, tuvo la influencia que tuvo por la cantidad de significados que alteró con tan sólo agregar unos bigotes y renombrar la obra. Pero a lo mejor, viene alguien y altera una obra con muchísimo trabajo de Photoshop y la mejora, sin alejarse del original críticamente, sin agregar nuevos sentidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había pensado en la Biblia cómo un remix pero definitivamente lo es !! jajaja
      En cuanto a la diferencia de plagio y remix también coincido en que lo cualitativo es el punto central, sólo que trataba de explicar desde mi percepción cómo a fines de cuentas al descomponer un algo en sus partes para ser analizado es necesario buscar relaciones lo más objetivas posibles para dictaminar un juicio de similitudes y diferencias, a fin de cuentas el mundo es también una ecuación... Mientras, a Duchamp le seguiremos reconociendo el haber prendido un foco en una idea que otros no habían pensado antes y que no dudo que alguien que venga a hacer algo similar con una imagen icónica pueda desencadenar efectos similares.
      Gracias por el comentario Mariana! Espero que nos sigamos leyendo por este medio :)

      Eliminar
    2. Por cierto, las otras imágenes que subiste en el mismo artículo, además de que claramente son un remix, me gustaron bastante, creo que alguna vez me gustaría elaborar algo cómo eso ... :)

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar